DÍA 7

La espera del sábado y la tumba vacía

 

"En el lugar donde Jesús fue crucificado, había un jardín, y en el jardín una tumba nueva, en la que nadie había sido colocado. Debido a que era el día judío de preparación y como la tumba estaba cerca, pusieron a Jesús allí."  Juan 19,41-42


Me imagino que María Magdalena vivió el primer Sábado Santo en una oscuridad de fe. La muerte de Jesús pareció innoble y no pintó a sus discípulos de manera favorable entre las autoridades. Pero la ansiedad por lo que otros pensaban de ella no era lo más importante en la mente de María Magdalena. Juan y las mujeres, con la ayuda de Nicodemo y José de Arimatea, lavaron apresuradamente y prepararon el cuerpo de Jesús para el entierro cuando cayó la noche del viernes. Entonces, la impaciente espera se apoderó del sábado. El día de reposo del sábado estuvo lejos de ser tranquilo, ya que María ansiaba desesperadamente volver a ver al Señor.


¿Cómo pasó ese largo sábado? Los recuerdos de Jesús permanecieron en su corazón: su mirada, sus palabras, su risa, su seriedad, sus reprimendas que gritaban hipocresía y sus invitaciones suaves que provocaban una sensación de profunda libertad y alegría. Los recuerdos hicieron que su ausencia fuera más real mientras ella anhelaba el consuelo de la presencia de Jesús. Parecía revolotear entre el anhelo que bordeaba la desesperación y la paz tranquila que le aseguraban que todo iba a estar bien, y que este último se había apresurado temporalmente para atemperar el anhelo vacío que sentía. Ella no quería aceptar la ausencia de Jesús. Ella no podía dejar ir a su Señor. Ella lo buscaría, aunque solo fuera para acompañar a su cadáver.


Finalmente, cuando las tres primeras estrellas aparecieron en el horizonte, amaneciendo un nuevo día, María se dirigió a la tumba. Su mente estaba fija en ver a su Señor y en darle la unción reverente que le correspondía. Imagínese su consternación al ver la lápida dividida en dos y tendida en el suelo. El jardín estaba abandonado y, por desgracia, la tumba estaba vacía. ¿Dónde estaba su Jesús? Su dolor por la cruel muerte de Jesús se intensificó doblemente al perder su precioso cuerpo. Parecía como si ella no pudiera orientarse como confusión y una especie de desesperación comenzó a nublar su visión. Pero sabemos el final de la historia. Solo tenía que esperar junto a la tumba vacía para uno de los encuentros más transformadores de su vida, cuando el Señor resucitado apareciera.


Nuestros momentos de desesperación, oscuridad y confusión son temporales en esta vida. La postura esencial en estos momentos es un anhelo y una búsqueda del corazón. Los recuerdos de días más brillantes, los encuentros pasados ​​con el Señor y su promesa de una recompensa en esta vida y la próxima nos sostienen en la esperanza. Esos recuerdos son señales del Señor, como una torre de luz de guía. Encontramos la manera de navegar a través de un mar oscuro sin luna y sin estrellas, manteniendo el rumbo con la esperanza de encontrarlo una vez más.


Y mientras que aparentemente está ausente, hace maravillas en sus preciosas y queridas almas. La antigua liturgia del Sábado Santo recuerda el descenso de Jesús a los muertos, donde él predica las buenas nuevas de su triunfo sobre el pecado y la muerte, liberando a todos los atados desde la época de Adán y Eva. El Autor de la Vida desciende a las tinieblas para traer luz y salvación (CCC 633-635).


En la vida espiritual, Cristo nos llama a una transformación y conversión más profundas del corazón. La larga espera del sábado y la experiencia de la tumba vacía son la manera en que Dios nos integra en el misterio pascual. El doloroso anhelo da a luz al don de la esperanza que nos sostiene a través de un vacío aparentemente vacío y oscuro. Pero el vacío y la oscuridad que sentimos están embarazadas con la presencia oculta de Cristo. Mientras esperamos con paciencia, el Señor está trabajando. La esperanza misma nos coloca en presencia de quienes anhelamos y nos da una idea de la salvación que es nuestra si perseveramos, porque "con la esperanza de ser salvos" (Romanos 8,24).


Señor Jesús, concédenos una esperanza inquebrantable que nos sostenga en el paciente anhelo y la inquebrantable búsqueda de ti por encima de todo lo demás. Sostén a los que andan fielmente, pero en la oscuridad. Ten piedad y libera a las almas en el purgatorio para que puedan descansar plenamente en tu presencia. Consolar a todos los que han perdido a sus seres queridos con la esperanza de reunirse en la vida eterna en comunión con usted, el Padre y el Espíritu Santo. Amén.

 

Santa María Magdalena, ruega por nosotros.

Escrito por Jennifer Ristine, CRC


Ilustrado por Danielle Storey

 

DÍA 7

Señor Jesús, concédenos una esperanza inquebrantable que nos sostenga en el paciente anhelo y la inquebrantable búsqueda de ti por encima de todo lo demás. Sostén a los que andan fielmente, pero en la oscuridad. Ten piedad y libera a las almas en el purgatorio para que puedan descansar plenamente en tu presencia. Consolar a todos los que han perdido a sus seres queridos con la esperanza de reunirse en la vida eterna en comunión con usted, el Padre y el Espíritu Santo. Amén.


Santa María Magdalena, ruega por nosotros.

 

©2019 by Lamps Lit